Turismo en cabañas en salta

Turismo en Salta

La provincia de Salta tiene un clima favorecido y los encantos indicados para ser una de las más concurridas por los turistas a lo largo de todo el año.

A sus bellezas naturales, cabañas en salta, tienen la posibilidad de ver en las diferentes zonas que aloja, se suma la diversidad de sus pobladores, que encandila a quienes se acerquen hasta ahí por sus tradiciones y prácticas.

Las cabañas en salta son perfecto para alojarse en ella y disfrutarla desde el mismo instante en que salimos del hotel y empezamos a caminar. Museos, iglesias, inmuebles históricos, plazas con sus cafés y paseos numerosos nos aceptan ver la predominancia colonial, que se puede ver en la arquitectura y en uno de los cascos históricos más protegidos de Argentina.

Aquí sin lugar a dudas, el pasado se conserva.

Al oeste, la Cordillera de los Andes y la Puna, con su sorprendente viaducto La Polvorilla y el Tren de las Nubes. Al sur, los Valles Calchaquíes. Al norte, el Chaco Salteño.

Única en panoramas, a cada sitio inalcanzable se suma su excelencia de cocina que actúa en sabores, colores y aromas propios de esta zona de todo el mundo. Aquí el pimentón es oro y tal es la amabilidad de los salteños que locros, tamales y empanadas tienen parte de este bello tesoro.

Desde las cabañas en salta hacia el resto de la provincia las configuraciones además son paradisíacas: sitios cercanos como Cachi y Cafayate, o más lejanos como las Salinas Enormes y el sendero hasta ellas, son excursiones conocidas ya internacionalmente, y con los méritos suficientes para extender la estadía del turista por numerosos días más.

Conocer el NOA, ahí viajar sin tiempos establecidos puede ser una opción atrayente. (Getty)

El Noroeste argentino (NOA) se encuentra dentro de las zonas nativas del país dentro por las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja y Santiago del Estero.

Ahí con tan solo ver el horizonte y ver sus diversos colores, ya se invita al viajero a hundirse en sus prácticas y tradiciones; y acariciar su espíritu que ofrece gozar de la calma y además animarse a la aventura. Tiene unos 300.000 kilómetros cuadrados con bruscas transiciones climáticas y paisajísticas: la Puna (Jujuy) desciende desde sus 4000 metros hasta las llanuras Chaco salteñas.

Sus picos de bastante más de 6000 metros de altura, los restos de antiguas civilizaciones, pueblos de adobe, capillas jesuíticas, ríos, arroyos, bodegas, artesanías, todo pertenece a un paisaje árido, cálido y enigmático simultáneamente.

Reunir numerosos puntos de interés en un solo viaje tiende a ser una un concepto tentadora al instante de planificar las vacaciones. Las causas acostumbran ir desde el ahorro de dinero hasta la tranquilidad de ir recorriendo diferentes sitios en un viaje exclusivo y terminado.

Todos Los Derechos Reservados